viernes, 29 de diciembre de 2017

Medallones de solomillo marinados a la sidra (especial noche Vieja 2017)

Hola amig@s como cada año exponemos una receta nueva para las celebraciones de Navidad y Noche vieja en esta ocasión y con el tiempo muy contado os traigo unos medallones de solomillo de cerdo , que hemos marinado con sidra y hemos asado al horno.
Es la primera vez que hacemos este preparado y nos arriesgamos a no cenar , pero pondremos interés en hacerlo y de seguro sale bien. el aspecto que presentaba el plato una vez acabado es el que podéis apreciar en la fotografía siguiente.
Le añadimos unas patatas marineras aprovechando el horno que es lo que mejor le va a este tipo de asados.

Vamos a ver como lo preparamos, para los ingredientes usamos:

2 solomillos de cerdo congelados ( la economía no da para mucho más, pero no hay que asustarse de los congelados ya que si se congelan bien son tan buenos o más que los frescos)
1 botella de sidra natural de las del DÍA.
Sal marina gruesa, ajo en polvo cebolla en polvo, orégano en hoja (especia) y una pizca de tomillo.
Unas patatas para asar a la marinera.



1º.- Ponemos con tiempo a descongelar las dos piezas de solomillo, antes de que se descongelen del todo y para que nos sea más fácil hacer los medallones, con ayuda de una hacheta cortamos los medallones, que iremos depositando ya salados , en un recipiente donde hemos vertido la sidra, decir que esta sidra era ya con solera , ya que tenía tiempo en casa y no sabía como darle salida, aqui no se tira nada.Cortaremos los medallones gruesos como mínimo de 2 centímetros ya que en el horno van a soltar el agua que tienen y se van a reducir bastante.


En el mismo recipiente echamos el ajo y la cebolla en polvo para que se hidrate y lo tendremos como mínimo por espacio de 2 horas para que la carne se marine bien con la sidra natural, esta sidra no es espumosa, como por ejemplo el Gaitero, es la que en Asturias llaman la Sidrina que tira a mas bien seca para escanciar , y solo así es cuando hace sus burbujas.

Transcurrido el tiempo de marinado a la sidra , ya sabéis mínimo 2 horas escurrimos y tiramos la sidra, la carne ya ha cogido el sabor, si hay alguien que guste de beberla pues que la beba , no lo aconsejo ya que con el ajo el sabor no sería muy agradable.

Observaremos al echar la carne en el escurre verduras que la carne ha cogido algo de color tirando a blanquecino, eso es que ha cogido la sidra no es malo es lo que se busca.
Fijaros en el grueso que os comentaba de los medallones, escurrimos bien y colocamos en una fuente grande para horno en posición vertical y separados para que escurran bien el agua .


El siguiente paso una vez colocados los medallones , insisto posición vertical ,cortaremos unas tiras de mantequilla (no vale la margarina ya que eso no es natural, eso es un veneno de la industria alimenticia) como tantos otros.



Ponemos a calentar el horno a 200 grados, una vez caliente bajamos a 180 grados y metemos la bandeja al mismo durante 30 minutos, veréis que donde no había salsa ninguna , aparte de la grasa de la mantequilla los medallones soltaran el agua de la carne y la sidra adsorbida.

 Transcurridos los 30 minutos sacamos la bandeja con cuidado de no quemarnos, tumbamos las piezas de medallones y espolvoreamos el orégano y el tomillo por encima y horneamos otros 30 minutos.

 ESta segunda hornada hay que hacerla observando para que no se nos tueste demasiado la carne, tiene que quedar jugosa, una vez que se ha dorado sacamos, ponemos unas patatas marineras en otro utensilio y asamos durante 15 minutos.

Acompañamos el plato con nuestras patatas marineras y ya tenemos listo para consumir nuestro plato


Que os aproveche si os animáis a hacerlo y tengáis una Salida y Entrada de año estupenda en compañía de vuestras personas más queridas FELIZ 2018